Los primeros meses del 2020 han sido muy complejos para los liderazgos sociales en Colombia. Además de los altos niveles de violencia en los territorios y de las constantes agresiones en su contra por la labor de defensa de los derechos humanos, se está haciendo frente a una crisis provocada por la pandemia del COVID-19 que ha puesto en evidencia los vacíos del Estado en las regiones y las vulnerabilidades a las que está expuesta la población, especialmente en zonas rurales.

En el período enero-marzo, desde el Sistema de Información sobre Agresiones contra Personas Defensoras de Derechos Humanos en Colombia -SIADDHH- del Programa Somos Defensores, confirmamos 197 agresiones contra defensoras, defensores y líderes sociales y, dentro de estos hechos de violencia verificamos 47 asesinatos, una cifra alarmante que representa un aumento del 88% en relación con el mismo período del 2019.  

Esta situación debería generar reacciones inmediatas por parte del Estado para dar garantías y contener la violencia, además, porque el comportamiento de las agresiones contra los liderazgos sociales, tiene relación directa con las dinámicas del conflicto armado y las violencias en las regiones.

Descargue el boletín

Presentación informe La Ceguera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>